Buscar
  • David Parra

¿Apego o enamoramiento?

Apego suele entender en un sentido de cuidado, amor, responsabilidad, solemos decir que alguien puede ser muy apegado a su familia y entendemos que es cuidadoso, por el contrario, cuando se dice que alguien es desapegado se entiende que abandona a la familia y no le interesa, es decir, a las personas irresponsables solemos llamarles también desapegados, ese es el uso coloquial que se le da a la palabra apego y desapego, en el sentido que el apego es considerado como una cualidad, el desapego es considerado como un defecto.

En esta sección le daremos un sentido más estricto a la definición, haremos un cambio porque aquí usaremos el término de apego como un aferramiento, poco a poco nos acostumbraremos al uso de la palabra.

Muchas veces el apego lo confundimos con amor, el amor se entiende como un estado mental en el que hay un profundo y sincero deseo de que los demás sean felices, el amor en acción es trabajar para contribuir para que la otra persona sea feliz; en nuestra cultura entendemos por amor romántico otra cosa, cuando decimos que amamos a la otra persona hay dese de que la otra persona sea feliz, pero con ciertas condiciones, deseamos que sea feliz, siempre y cuando la otra persona se avoque a hacernos felices a nosotros, es decir, que la principal ocupación de la otra persona sea hacernos felices a nosotros, este es un supuesto amor muy condicionado, “te amo, solo si tú me amas”, “te amo, mientras me ames” y “si no me amas, no te amo”.


Lo que solemos llamar amor es una negociación muy condicionada, si lo exploramos un poco, cuando una relación amorosa inicia, claro que nos interesa que la otra persona sea feliz, estamos muy volcados a la otra persona, siempre con el condicionamiento de que haya cierta o mucha reciprocidad, cuando la relación empieza a prolongarse o a deteriorarse porque no la nutrimos lo suficiente o nos quedamos con la idea de “fueron felices para siempre”, entonces cuando la relación por una y mil razones empieza a deteriorarse, poco a poco deja de interesarnos tanto la felicidad de la otra persona y nos volvemos más egocéntricos y nos interesa más lo que puedo obtener de la otra persona en lugar de lo que puedo darle, al final deja de interesarnos la felicidad de la otra persona, solo nos interesa si podemos sacar algo de gozo o satisfacción de la otra persona.


Esto indica que nuestras relaciones son de apego más que de amor, confundimos estos términos porque en nuestras relaciones cercanas hay ingredientes de amor, pero el echo de que haya un pequeño ingrediente de amor, no convierte a toda la relación en una relación amorosa y por lo general, hay un mayor ingrediente de apego pero como hay algo de amor, lo queremos rescatar y solemos decir “es el amor de mi vida”, aunque nos maltrate, insulte, engañe, etcétera.

El gran problema en nuestra mente es que confundimos el amor con apego y por eso lo sostenemos, esta es una descripción del apego, este se define como un estado mental en que nos llama la atención algún aspecto de algún objeto, persona o pensamiento, algo llama nuestra atención, nos parece atractivo, interesante; después exageramos ese algo, le atribuimos cualidades que NO tiene y después generamos un intenso deseo de posesión de dicho objeto, creyendo que esta es la fuente o garantía de nuestra propia felicidad.


36 vistas

¿Qué es Mindfulness?

© 2020 MentePlena

Mantente conectado

Recibe nuestro boletín

  • Grey Facebook Icon
  • Grey Instagram Icon

Contacto

Torre Médica Colon

Av. Colón 370

Ciudad Guzmán, Jalisco.

(341)4108263

contacto@menteplena.com.mx